Entradas

Calibrando nuestros micrófonos de medición

Hoy en día es muy habitual para cualquier empresa de sonido realizar mediciones multicanal a la hora de ajustar los equipos. La medición multicanal es una de las principales ventajas de Smaart, ya que nos permite tener varios micrófonos de medición funcionando de forma simultánea en distintas posiciones, lo que nos ahorra mucho tiempo a la hora de hacer nuestros ajustes de sistema.



Imagina algo muy típico: Tienes un sistema de P.A. dividido en 3 tiros (tiro corto, tiro medio y tiro largo) y quieres medir en las zonas de cobertura de cada tiro con tres micrófonos (uno en cada zona) para ver qué está pasando en cada zona. Para tener una medida coherente, los micrófonos deberían ser todos del mismo modelo y los previos de los micrófonos deberían estar exactamente a la misma ganancia.

"<yoastmark

¿Por qué es importante la ganancia?

La ganancia es importante porque en este caso estamos haciendo una medición para saber la respuesta en frecuencia que tenemos en cada zona mediante la función de transferencia, pero evidentemente también queremos saber la pérdida de presión sonora que tenemos por la distancia y por el ajuste de nuestro sistema.

Imagina que hacemos la medición con las ganancias de nuestros micrófonos ajustadas a ojo: Nunca podremos saber la diferencia en SPL que tenemos entre, por ejemplo, el tiro corto y el tiro largo.

Por tanto, si trabajas con previos con un control que no sea digital o por pasos, olvídate de hacer mediciones precisas. En mi caso, utilizo una Roland Octacapture con control digital de la ganancia.

Roland Octacapture, con control de ganancia digital en los previos

Roland Octacapture, con control de ganancia digital en los previos

 

La calibración de los micrófonos

Y ahora vamos a hilar más fino todavía, con el tema de la calibración. Aunque tengamos todos los micrófonos de medición del mismo modelo y fabricante, normalmente siempre hay diferencias entre ellos, tanto de respuesta en frecuencia como de sensibilidad.

Un micrófono con mayor sensibilidad que otro registrará mayores niveles en la medición, lo que nos puede llevar a hacer interpretaciones erróneas y ajustes menos óptimos.

Aquí es donde entran las curvas de corrección, que nos permitirán calibrar nuestros micrófonos para minimizar al máximo las diferencias entre ellos y tener unas mediciones lo más precisas posibles.

Curvas de corrección

¿Qué necesitamos para hacer nuestras curvas de corrección?

Un micrófono de referencia, que será el que tomaremos como “micro patrón” para igualar el resto de nuestros micrófonos con él. Podéis utilizar cualquiera de vuestros micrófonos de medición si tenéis varios del mismo modelo, o en mi caso he utilizado un DPA 4006 para calibrar mis 3 Behringer ECM8000.

Una fuente sonora, un monitor para reproducir una señal de referencia. Yo he usado un Genelec 1031A, pero podéis usar cualquier otro sistema. Es interesante que tenga una respuesta en frecuencia lo más amplia y suave posible (sin excesivas irregularidades).

Smaart, para el método que os voy a contar actualmente es mejor utilizar la versión 7 que la 8.

Una hoja de Excel creada por Mija Kreig Schreiber, que podéis descargar desde este enlace. Actualmente, esta hoja de Excel sólo funciona con Smaart V7, quizás en un futuro Mija la actualice para que funcione con la V8.

El método para hacerlo

Juntamos el micrófono de referencia con el que queremos ajustar, delante del monitor a una distancia de entre 40 y 60 cm aproximadamente y les aplicamos la misma ganancia de previo. Generamos la señal de referencia (normalmente ruido rosa), y aplicamos el delay correspondiente al micrófono de referencia y ponemos el mismo delay al micrófono a calibrar.

Movemos el micrófono a calibrar hasta ajustar a mano las gráficas de fase de los dos micrófonos. Recuerda que la fase que vaya más hacia arriba de las dos indica que el sonido está llegando antes a ese micrófono (y si el trazo de fase va hacia abajo es porque llega más tarde), así que moveremos el micrófono hasta dejar las gráficas de fase igualadas.

Aquí se puede ver, en la parte superior, las gráficas de fase de los dos micrófonos perfectamente alineadas. La respuesta de magnitud es diferente porque todavía no hemos aplicado la curva de corrección.

Aquí se puede ver, en la parte superior, las gráficas de fase de los dos micrófonos perfectamente alineadas. La respuesta de magnitud es diferente porque todavía no hemos aplicado la curva de corrección.

Guardamos los trazos de ambos micrófonos en dos memorias de Smaart, y a partir de ahí no hay mas que seguir los pasos del manual que acompaña al Excel de Mija. Realmente el proceso lo que hace es comparar la respuesta del micrófono a calibrar con el micrófono de referencia, y crea un archivo de texto con la curva de corrección para que la respuesta mostrada en Smaart sea la adecuada.

Podría haber detallado aquí el proceso de cómo hacerlo, pero siendo que en el manual de Mija está perfectamente explicado y con capturas de pantalla creo que no merece la pena.

No obstante, si tenéis dudas podéis comentar e intentaré aclarar lo que pueda.

Para acabar, os dejo una captura de pantalla de mis tres ECM8000 sin calibrar, y posteriormente calibrados.

3-beh-sin-y-con-curva

Como podéis ver, la cosa varía bastante del antes al después. En la gráfica de arriba, los 3 Behringer ECM8000 sin calibrar. Podemos ver que tienen muy distintas sensibilidades (cada respuesta está a un nivel,  a pesar de tener la misma ganancia) y también hay diferencias en la respuesta en frecuencia en la parte alta del espectro.

Sin embargo, en la gráfica de la parte inferior vemos los tres micrófonos con sus curvas de calibración. La sensibilidad se ha igualado, y se han corregido mucho las diferencias de respuesta en alta frecuencia.

Por supuesto, hay que tener en cuenta que una curva de calibración sólo sirve para ese micrófono en concreto, y no para otro. Por tanto, es importante que marquéis vuestros micrófonos para tenerlos siempre perfectamente identificados.

 

Sistema de medición multicanal: Comparativa de micros de medición

Ando configurando un sistema de medición multicanal para utilizar con Smaart en directo. Normalmente he utilizado un sistema de dos canales (un micrófono de medición y un canal de referencia), pero llevo tiempo planteándome el paso al multicanal para poder hacer ajustes de sistemas más rápidos y precisos.

Los inconvenientes del multicanal son tener que llevar más equipo a los conciertos y tener que invertir más dinero en ese equipo. Pero las ventajas para mi pesan más que los inconvenientes: Poder posicionar varios micrófonos de forma simultánea en diferentes zonas, poder monitorizar las salidas del procesador y en definitiva, tener mucha más información a la hora de tomar decisiones de ajuste.



El tema de la interface multicanal para Smaart lo tenía resuelto de forma sencilla: Cuando llevo la mesa Midas M32, la conecto por USB al MacBook y ya tengo una interface de 32×32 totalmente operativa con Smaart. Cuando no llevo esa mesa, tengo una interface enrackada junto con el procesador de P.A. que me permite hasta 8 canales de entrada.

Solucionada la interface, el siguiente punto a considerar era la microfonía. Los presupuestos no están como para adquirir un montón de micrófonos Earthworks o similar. Y recuerdo cómo Magú y Pablo recomendaban en sus cursos de ajuste de sistemas el clásico y económico Behringer ECM8000: un micrófono muy barato, asequible para llevarlo de batalla por los peores antros y los mejores auditorios.

Además de estos micrófonos, de los que ya tenía un ejemplar que me ha acompañado 7 años y he adquirido 2 más nuevos, se me ocurrió que también podía utilizar unos Oktava MK012 con cápsula omnidireccional, que según las gráficas personalizadas que me envió el fabricante cuando los compré tenían una respuesta muy plana.

A la hora de utilizar este tipo de herramienta, lo que me interesa es saber su fiabilidad: ¿hasta qué punto me puedo fiar de los datos de medición que me proporcionen esos micrófonos?

Para poder conocer este dato de fiabilidad la mejor solución que se me ocurrió fue realizar funciones de transferencia entre estos micrófonos y un micrófono patrón de referencia. De esta manera podría hacer una comparativa de micros de medición.

En el estudio de grabación Producciones Sin/Con Pasiones contamos con una pareja de DPA 4006, que son unos micrófonos omdireccionales de pequeño diafragma y respuesta planísima (que por cierto suenan tremendos para casi cualquier tipo de grabación). Evidentemente, no son micrófonos para llevar de bolo, pero si que los podía utilizar para comparar cómo de fiables eran mis ECM8000 y los MK012…

micros_medicion

De izquierda a derecha, DPA 4006, Oktava MK012 y Behringer ECM 8000

 

 

 Haciendo comparativas de micrófonos con Smaart.

Hacer comparativas de micrófonos con Smaart es algo que me parece muy interesante. Podemos comparar, por ejemplo, si todos nuestros SM57, por poner un ejemplo, suenan igual. Normalmente si tenemos varios micrófonos del mismo modelo podemos notar sutiles diferencias entre ellos, y si los comparamos con Smaart podemos visualizar esas diferencias.

Veamos en primer lugar cómo responde mi viejo ECM8000, con sus siete años de batalla, frente al DPA 4006:

ECM-VIEJO-VS-DPA

ECM8000 del 2007 vs. DPA 4006

 

Vemos que de 30Hz hasta unos 7KHz la respuesta es prácticamente la misma, pero tiene una caída que llega a -6dB a partir de esos 7KHz. Esta caída la atribuyo probablemente a los años en la carretera que ha sufrido este micrófono. Lo compré cuando fundamos Producciones El Sótano y ha llevado una vida dura. De cualquier forma ya se que no me puedo fiar de este micrófono a partir de 7Khz.

Ahora vamos a ver cómo responde un ECM8000 recién salido de la caja, nuevo e impoluto:

ECM-NUEVO-VS-DPA

ECM8000 nuevo vs. DPA 4006

 

Sorprendente, lo bien que se comporta este micrófono de 66€ frente a otro de 1780€ en lo que a respuesta en frecuencia se refiere. Evidentemente, hay otros factores como ruido de fondo, distorsión armónica, etc. que no estamos analizando, pero si nos ceñimos a la simple respuesta en frecuencia el resultado es el que es.

Como os contaba antes, actualmente tengo 3 micrófonos ECM8000. Si comparamos los tres, nos queda la siguiente gráfica:

3-ECM

3 micrófonos ECM8000: El rojo es el más antiguo, los otros son nuevos.

Los dos micrófonos nuevos responden prácticamente igual y el antiguo tiene esa pérdida tan característica en agudos.

¿Y qué sucede si comparamos los Oktava MK012 con el DPA4006?

OKTAVA-VS-DPA

Oktava MK012 con cápsula omni vs. DPA 4006

Pues que el Oktava es tremendamente similar en respuesta en frecuencia al DPA. El Oktava con la cápsula omnidireccional me parece un micrófono impresionante para el precio que tiene, y la verdad es que no llega al nivel del DPA pero suena muy bien. Viendo esta medición, sé que lo puedo utilizar para ajuste de sistemas, pero tengo que tener una cosa muy importante que descubrí gracias a la gráfica de fase: Oktava construye sus micrófonos con el pin 2 y 3 cruzados, lo que provoca una inversión de polaridad de 180º. Esto, si no lo se de antemano, podría despistarme bastante en el caso de hacer mediciones multicanal utilizando micrófonos de distintos modelos.

Me resultó curioso este hecho, y buscando información encontré que es algo común a Oktava (pensaba que igual era una partida defectuosa). De hecho lo comenté con mi amigo Manu, poseedor de varios Oktava, y le sucedía exactamente lo mismo.

Tras hacer esta pequeña comparativa, por lo menos ya se lo fiables que son mis micrófonos de medición o los defectos que tienen, y además podré ir comparando cuando pase el tiempo si su respuesta empeora…